lunes, 12 de abril de 2010

Nazario Moreno González, 'El Chayo'

Empezó como migrante en California, continuó como traficante de mariguana en la frontera de Tamaulipas y terminó convertido en líder de una de las organizaciones criminales más violentas en la historia de México, "La Familia Michoacana".

Nazario Moreno González "El Pastor", uno de los hombres más buscados en México y Estados Unidos, migró como indocumentado a Estados Unidos cuando era adolescente y trabajó en Redwood, San José, Fresno y Palo Alto, de acuerdo con reportes policiacos.

Este hombre aparentemente nacido el 8 de marzo de 1970 en Apatzingán fue capturado por vez primera en 1994 en Mc Allen, Texas, por transportación de droga. Pero durante el lustro siguiente no volvió a saberse nada de él.

Desde hace una década, la agencia antidrogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés( lo volvió a ubicar en el tráfico de mariguana de Reynosa a Mc Allen, bajo la sombra de su mentor Carlos Alberto Rosales Mendoza "El Tísico", hoy preso.

La Corte Federal del Distrito Sur de Texas, con sede en McAllen, tiene librada una aprehensión contra "El Pastor" o "El Chayo", a quien acusa de 6 transacciones de droga entre el 15 de junio de 2002 y el 21 de agosto de 2003, para introducir más de 5 toneladas de mariguana a la Unión Americana.

De acuerdo con el expediente criminal M-03-857-S1, de la corte texana, en aquella época su principal giro no eran las drogas duras, pues la acusación estadounidense sólo le implica en exportaciones de más de 5 kilos de cocaína y más de 50 gramos de metanfetaminas.

Desde el 2004, cuando la DEA presentó cargos contra Moreno y otros 23 cómplices, su célula criminal integrada por michoacanos y texanos, ya contaba con ramificaciones en Florida y Mississippi, estados donde se detectó que lavaban sus utilidades en instrumentos financieros.

La mayoría de sus coacusados fueron detenidos en Texas e incluso varios ya purgaron condenas cortas. Pero Nazario huyó a México, para convertirse más tarde en el único presunto capo del narcotráfico al que la autoridad ha observado una faceta de líder religioso.

Antecedente en EU

El 10 de octubre de 2001, la Patrulla Fronteriza aseguró 411 kilos de cocaína en Falfurrias, Texas, al trailero Mario Téllez, quien confesó que la droga estaba dirigida para Reynaldo Salinas, uno de los principales distribuidores en Atlanta, Georgia. La DEA lo detuvo enseguida.

Salinas, a su vez, reveló que la cocaína le era surtida desde México por un guerrerense afincado en Apatzingán, Michoacán, de nombre Carlos Alberto Rosales Mendoza, apodado "El Carlitos" o "El Tísico", quien resultó ser compadre de Osiel Cárdenas, líder del Cártel del Golfo.

La corporación estadounidense inició una investigación donde identificó a Héctor Martínez, Jairo Solano y Luciano Escamilla, como los principales transportistas de cocaína de "El Tísico" desde el Valle de Río Grande hasta Chicago, Illinois, señala el expediente criminal M-04-989.

La DEA no tardó en notar que Rosales, quien traficaba a Estados Unidos desde 1995, delegaba las operaciones de mariguana a un hombre alto, blanco, de complexión fuerte, que identificó en un primer momento como "El Chayo" y luego como Nazario Moreno.

Su perfil era bajo y no sería advertido sino hasta principios de la presente década.

El 13 de enero de 2003 "El Chayo" fue involucrado por vez primera con una operación de 714 kilos de mariguana, por la que fueron acusados Patricio de los Santos, "Pati"; Joel López y su hijo del mismo nombre, Juan Pablo Ríos González, "El Juanillo"; Daren López, "El Gordo"; Roberto Garza, "Robert" y un tal "Mickey".

Supuestamente también participó el 5 de junio de 2003 en una transacción de 245 kilos de mariguana, junto con los michoacanos Román Luna Rodríguez, "Don Román", y Enrique Benigno Gracián López, "El Niño", así como con Salvador Carrillo, "El Chava"; María Dolores Ríos, "Lola" y María Cárdenas Alcázar.

El 21 de agosto de ese año, "El Chayo", junto con Jorge Arturo Fuentes, "George", Nancy Álvarez García, Eleazar Ruiz, "Don Eleazar"; Gustavo Arango Moreno, "Gustavo Contreras", y algunos de los ya mencionados, supuestamente pretendieron distribuir otros 2 mil 292 kilos de mariguana.

En la misma fecha, "El Chayo" y Oscar Manuel León Serrano, junto con los demás coacusados, presuntamente pretendieron colocar en el mercado estadounidense mil 888 kilos de mariguana y 5 kilos de cocaína, destaca la acusación.

El expediente estadounidense implica a Nazario Moreno y 17 de sus supuestos cómplices con transacciones monetarias, destinadas a lavar el dinero, que tuvieron registro entre el 15 de junio de 2002 y el 21 de agosto de 2003.

En el 2002, fueron asegurados en Florida y Mississippi un total de 142 mil dólares que iban escondidos en los tanques de combustible de unos tractores. La investigación sobre este dinero llevó a Joel López y Clemente Andrade Martínez, presuntos socios de "El Chayo".

Del total de 24 acusados en la Corte de Mc Allen, 17 recibieron sentencia condenatoria, 2 fueron absueltos y 5 no han sido detenidos hasta hoy, entre ellos "El Chayo".

Liderazgo

Armando Valencia Cornelio "El Maradona" hace diez años era el líder del Cártel del Milenio, entonces la principal banda dedicada a las drogas en Michoacán, y tenía de socio a Carlos Rosales "El Tísico", quien manejaba el trasiego de cocaína por Mc Allen y a su vez era el jefe de Nazario Moreno.

Esta sociedad delictiva marchaba sobre ruedas, cuando un problema personal escaló hasta convertirse en una de las primeras guerras del narcotráfico en la presente década.

Según testimonios rendidos a la PGR, Valencia se juntó y tuvo un hijo con Inés Hernández Oceguera, quien en el pasado fue mujer de Rosales y también tuvo un hijo de él. La unión de "El Maradona" con su nueva pareja, desató la ira de "El Tísico".

Rosales hizo una relación de compadrazgo con Osiel Cárdenas Guillén, quien decidió enviar en 2001 a su primer avanzada de Los Zetas a Michoacán, para que apoyaran a "El Tísico" y eliminaran a los Valencia. En este pleito, Nazario Moreno se alineó con el compadre de Osiel.

Cuauhtémoc Portillo Negrete, policía judicial de Michoacán de 1991 a 2005 y hoy testigo protegido con el nombre clave "Ricardo", declaró el 6 de diciembre de 2008 a la SIEDO que cuando "El Chayo" huyó de la frontera, "El Tísico" lo hizo operador de la banda en el estado.

"Trabajé para Carlos Rosales Mendoza 'El Negro' o 'El Tísico', quien se desempeñaba como encargado de parte del Cártel del Golfo, de las plazas de Michoacán y Guerrero, así mismo conocía a Nazario Moreno González alias 'El Chayo', quien en ese tiempo se desempeñaba como encargado en la plaza de Morelia por parte del Cártel del Golfo", dijo.

Si bien los Valencia fueron expulsados de Michoacán por Los Zetas, el estado de las cosas cambiaría muy pronto, con la captura de Osiel Cárdenas, el 14 de marzo de 2003 en Matamoros.

El 15 de agosto de 2003 "El Maradona" fue capturado por el Ejército en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, y fue entonces cuando Rosales se vio con el control delictivo de Michoacán y Guerrero, sin la ascendencia de Osiel y con Nazario como su número dos.

Su nueva posición no la pudo disfrutar por mucho tiempo, porque el 24 de octubre de 2004 Rosales también fue detenido en una de sus residencias de Morelia en medio de un operativo militar.

Diversas indagatorias de la PGR indican que la caída de Rosales fue un momento clave que aprovechó "El Chayo" para erigirse como líder criminal, pues a partir de entonces decidió desvincularse de Los Zetas y expulsarlos de Michoacán.

Pero Rosales dejó una impronta en Nazario que definiría el futuro del crimen organizado en México.

Algunos investigadores sostienen que la profunda religiosidad de "El Tísico" fue heredada en Moreno, quien la reinterpretó y utilizó para reclutar delincuentes y afianzar su caudillaje criminal. Hoy uno de sus motes es "El Pastor".

Con un discurso de prédicas cristianas, el 6 de septiembre de 2006 la organización liderada por Nazario Moreno anunció su nueva denominación, tras decapitar a 5 presuntos Zetas en Uruapan.

"La familia no mata por paga, no mata mujeres, no mata inocentes. Sólo muere quien deve (sic) morir. Sépanlo toda la gente, esto es: justicia divina", decía una cartulina dejada junto a los cuerpos cercenados.

3 comentarios:

macho culion dijo...

nazario un bue líder des pues de todo, pero mejor deberían ir por las cabezas grandes que son los políticos aveces pensar en terrorismo solo para políticos mamones y presidente de la república es hora de romperles la madre " familia o narcos que en verdad ayuden al pueblo el pueblo estarán con ustedes si empre y cuando respeten sus derechos y elimene los políticos que no sirven que solo chingan al pueblo

macho culion dijo...

nazario un bue líder des pues de todo, pero mejor deberían ir por las cabezas grandes que son los políticos aveces pensar en terrorismo solo para políticos mamones y presidente de la república es hora de romperles la madre " familia o narcos que en verdad ayuden al pueblo el pueblo estarán con ustedes si empre y cuando respeten sus derechos y elimene los políticos que no sirven que solo chingan al pueblo

Adelgazar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.